viernes, 21 de diciembre de 2012

Ceremonia interior



El cerrajero consiguió abrir el portón después de dos intentos fallidos. El cielo gris se confundía con el polvo levantado por las aves que pesadamente ascendían apretando con sus garras la carne sanguinolenta de una pierna o de un poderoso abdomen. Todos los años la ceremonia del fin se realizaba sin complicaciones de importancia. Los niños eran los que más demoraban en darse cuenta y asumir su destino. Los viejos esperaban pacientemente el picotazo definitivo.
Después de dos horas algunos fotógrafos tomaban ávidos las imágenes que saldrían en primera plana en los portales y las redes sociales.
El cerrajero, ya en casa, afilaba su cuchillo mientras su esposa en el cuarto de baño rebuscaba una pose dramática y sensual.

Sergio Astorga
Tinta/papel

12 comentarios:

Juji dijo...

Como siempre, tu arte, no te deja en absoluto indiferente. Sigue siendo un verdadero placer pasarse por tu casa y leerte y contemplar tus dibujos y disfrutar.
Un fuerte abrazo, Sergio.

María Eugenia Mendoza dijo...

¡Todavía estamos por aquí!
La ceremonia se llevó a cabo en donde tenía que celebrarse, ciclos terminan, otros inician, gracias a poses dramáticas y sensuales, indiferentes a picotazos y fotógrafos.
Un abrazo renovado.

Lola MU dijo...

Uf! Vaya ceremonia ¿no?
Las aves, preciosas en su circular encierro ¡qué bonito, Sergio!

Un abrazo melódico, armonioso y optimista.

Acuática dijo...

Madre mía, yo no quiero ser partícipe de esa ceremonia...
¡Muchas gracias por haber participado Sergio!

Saludillos :)

Freia dijo...

Que los augures, al menos, nos respeten y no predigan el futuro desde nuestro interior.

Me ha parecido muy duro, pero hermosísimo como siempre, querido abarrotero.

Hoy no puedo quedarme bajo su mostrador y bien que lo siento. Salgo pitando a nuevos menesteres.

Que el nuevo ciclo le colme de venturas.

Un abrazo cíclico.

Puck dijo...

Un ceremonioso fin del mundo. Me gusta el ritmo del relato
saludillos

sergio astorga dijo...

Juji, después de los finales, del mundo y navidad, con la barriga henchida te digo que tus visitas son siempre degustadas.

¿Qué tal la cena?

Abrazos de fiesta.

sergio astorga dijo...

María Eugenia, los ciclos terminan. Algunos son definitivos, otros nos hunden en un círculo perverso.
La incógnita siempre está presente.

Picotazos y caricias siempre piden ser narrados.

Abrazos new age.

sergio astorga dijo...

Lola Mu, el círculo tonal del vuelo de las aves es, me imagino, alcanzado por Mauruce Ravel.

Abrazo siempre en tono mayor.

sergio astorga dijo...

Acuática, una iniciativa muy atrayente la tuya. Te agradezco el que aceptaras mi participación.
Algunas ceremonias nunca terminan. La violencia de género esta malsanamente viva.
Abrazos voladores

sergio astorga dijo...

Puck, las ceremonias del ritmo son antes de cualquier intento de escritura.
Gracias por venir a los Antojos.

Abrazos saltarines.

sergio astorga dijo...

Condesa, que no me salían las cuentas, me faltaba un comentario y lo fui a buscar al costalito donde guardo los olvidos dulces.
Por desgracia la violencia de género no termina y toma multiples facetas, aquí con la complacencia de la victima.

El nuevo ciclo lo comenzamosa tambor batiente, es decir sístole diástole sístole diástole.

Abrazos no olvidados. Disculpe usted.