viernes, 23 de junio de 2017

De puerta en puerta


De tanta espera se oxidan los reproches y las puertas se agrietan y ya no se escuchan los veranos por tanto invierno enroscado. Todos saben que el tiempo es tísico cuando se amarga la demora. Así es el infortunio del sudor. Atisbo.

Fotografía: Alguna puerta den Porto, Portugal.

jueves, 22 de junio de 2017

Sirena encallada


El séquito notó que la Sirena había perdido su cuidado. Como apedreada por olas furiosas su rostro salobre, quedó manchado de algas negras. Ansia y susto le dejó el alma oscura. Sus cauda temblaba y trabada en el silencio, el agua como rebaño perdido la rodeaba.
De su locura dan testimonio, los conjuros y los aceites de bacalao que los marineros  untan en el escamoso cuerpo. Respetemos el terror de la que se salió del agua en un rapto de confusión y delirio.

jueves, 15 de junio de 2017

miércoles, 14 de junio de 2017

Espejito, espejito


Trataba de convencer a todos de que sus lecturas eran el espejo de su alma. Y era verdad, tenía una alma fría y negra. Qué se puede esperar de un lector de Guy de Maupassant. Esta claro.

martes, 13 de junio de 2017

Vamos al circo


Caballeros y bonitas, adustos y dulces todos -niños gratis- se abre la carpa con nuevos espectáculos nunca vistos -sólo platicados- vea como el adjetivo es domado, la serpiente se baña entre pronombres y el payaso hará las delicias a los que les gusta la acción de los pronombres. Sí, ya esta aquí, sorpréndase con los trucos. Sí, ha llegado el sorprendente Circo de la mano de Augustin Monreal y Fernando Sánchez Cielo, seleccionan a los acróbatas que ellos consideran dignos de la función. No se lo pierdan.
Por cierto, mil gracias por incluirme en la Antología Vamos al circo

Comenzamos!!!!

Vamos al Circo, Minificción Hispanoamericana, Antólogos: Agustín Monsreal y Fernández Sánchez Clelo, Colección Ficción Express. Editado por la Benemérita Universidad de Puebla. México. Tiraje de 1000 ejemplares.

domingo, 11 de junio de 2017

Pundonor


Cubierto de sudor atravesó el cuarto donde dormía para tomar el fresco. Se oía la respiración de los caballos y al fondo, un hombre tuerto, sentado en una silla de tule, fumaba profundamente un cigarro. Pensó acompañarlo.

La noche vibraba, pero ya sabes que la última vez no lograste arrancarle palabra y te prometiste nunca más acercarte.
Las dudas te crecían como los cantos de las cigarras. Te aproximaste, miraste su cara, añeja, pasiva. Chupaba su cigarro como si el presente fuera perpetuo. 
No quisiste hablarle. Esperaste parado frente a él. Te sentías en la mano del tiempo. Pasmado, viendo a ese viejo fumar un cigarro interminable.

La noche es enorme y densa. Regresa a su cuarto, se tira en la cama, y se deja llevar por el vaivén sonámbulo del que no sabe cuál es la realidad que le compete. 

sábado, 10 de junio de 2017

Un abrir para cerrar


La puerta de la felicidad se abre hacia dentro, dice Soren Kierkegaard, pero siempre hay alguna por la que entramos a la negra boca del abismo, que podemos interpretar como la entrada a una felicidad totalitaria.

Fotografía: Alguna puerta por alguna viela do Porto, Portugal.

viernes, 9 de junio de 2017

El desmayo en Mi


El el primer movimiento la pianista se dejó llevar por la partitura, sus manos tensas se sumergieron en un acorde disminuido y los bemoles acompañaron los medios tonos de su respiración. El auditorio abandonado a la ondulación del ritmo, quedó pensativo, dilatado en un mudo espacio trasparente.
La pianista, como si tuviera el sueño de la roca, su entraña melódica enlazaba la atención adormecida y mansa en un desmayo en Mi, a salvo de las horas.

jueves, 8 de junio de 2017

Hambre futurista


Hambriento buscó el trinche y tenedor. El plato coloreado le recordaba los tiempos escolares, pero ahora, con un soplido animal atacó la ternera con tocino. Con el pragmatismo del carroñero, la cortesía se abolió desde entonces para que un sonoro grito aplacara cualquier sangre bien nacida porque el hambre viene del los labios necesitados, si no que lo diga la langosta que llevaba el poeta Nerval. Comer es un acto estético. Abrir la boca es darle aire al cerebro y a los pensamientos burgueses. Lo que importa es el diente que se clava, desgarrando todo lo que tenga en el plato. Por supuesto quedan prohibidas las sopas y caldos. Bolas de cebo son todas esos sentimientos frente a la mesa y la etiqueta. La cocina tiene que ser espontánea y sin cortesía para las líneas paralelas de las creencias. Por eso el Señor Ball, sale a comer a la una menos un cuarto, con su manifiesto aprendido de memoria y sin tropiezo.

martes, 6 de junio de 2017

Cuadragésima octava columna


Algunas columnas reclaman su tiempo en su contraste.

Fotografía: O monumento de homenagem a Francisco Salgado Zenha "Silo da Memória" é da autoria do escultor Alberto Vieira.Braga Portugal.

lunes, 5 de junio de 2017

De altura la discordia


La altura es una ventaja, por eso la jirafa se siente orgullosa de su sólido encumbramiento. A su alrededor ha nacido una ciudad de la cual ella es guía y faro. Era tanta su alteza que nunca miró las entrañas de la ciudad, sus vericuetos, sus barrios, los animales menudos que bullen y erigen estatuas a su héroes de su bario. Uno de esos barrios, el que tiene a los orfebres y tejedores, comenzaron a construir un garza de barro, con un cuello largo, tan largo que poco a poco llegó a hasta el nivel del cuello de la jirafa.
Los “jirafistas y los garcianos”, dividieron la ciudad, los ventanales nunca volvieron a tener cristales y en las mesas nunca más hubo café y conversaciones amigables.
Un observador de los hechos, que tuvo el privilegio se subir hasta el último piso de los dos egregios edificios, al bajar, escribió una consigna que ahora todos los barrios independientes escriben al pié de los edificios: “altura que no reconoce su sombra: asesina”
El éxodo no se ha hecho esperar. 
Las reconquistas nunca fueron buenas.

domingo, 4 de junio de 2017

Apunte


Paul Valéry, afirma: “La ignorancia oscila entre la extrema osadía y la extrema timidez” de ahí devine que nos cueste tanto trabajo abrir o cerrar la ventana o la puerta o la consciencia o, lo que se enreje. 

Fotografía; alguna reja en Braga, Portugal.

viernes, 2 de junio de 2017

Escalera para las sirenas


No tengo duda que estas sirenas eran griegas. ¿Para qué su construcción si tenían cola de pescado? Estas eran mitad mujeres y mitad aves, como debe ser, dice mi vecino, son hijas de Melpómene (musa de la tragedia) y de Aqueloo (dios del río homónimo y primogénito de los dioses-ríos). Es lógico, me dice, estas escadas bajan al río.
He subido y bajado varias veces y no he encontrado ninguna, le digo, es que volaron a otra parte, me orienta. 
Debe ser por eso.

Fotografía; Escadas das Serias, Porto, Portugal.



jueves, 1 de junio de 2017

Junio


Con su cabellera larga cayendo por sus hombros el olor de lavanda llena las estancias, los pañuelos y los desmayos. Los días nuevos vienen con sus horas de junio para llenar las ánforas. Pongamos nuestro vaso para copetearlo de horas.

miércoles, 31 de mayo de 2017

Titulación


Cuando pensaron que su graduación sería un éxito.  Se concentró en sí mismo para convertirse en crisálida. 
Confiado, salió por la puerta.

martes, 30 de mayo de 2017

Tragaluz


Como si fuera la noche blanca la luna se filtra a medio día. De la penumbra, el tristísimo encuentro con la bóveda celeste. La luz serena en la coreografía astral en plena tierra. Se desflora en el reposo ese vibrante silencio de la esfera, como una larga quejumbre de universo. Aquella calma, tan rigurosa y dulce, parece un encantamiento de plenilunio para irse mentalmente en busca del barquero. Como nupcial viaje, el beso del espacio nos engaña en su desnudez redonda. Pensamos entonces en el astrolabio y una brasa nos quema al permanecer de pie como testigo encadenado a su disfrute.

Fotografía: Pálacio da Bolsa, Porto Portugal.

lunes, 29 de mayo de 2017

Estimado Sr. Cutiño


Estimado Señor Cutiño

Me permito enviarle esta misiva para hacer de su conocimiento que estoy esperando el encargo que le hice hace ya algunos días, seis par ser concreto, en el que usted quedó muy formalmente comprometido a enviarlo a mi casa. No admito esa historia de que la dirección estaba errada ya que la envié tres veces, así como el teléfono y mi correo electrónico, para, sí hubiese una eventualidad, de inmediato pudiera contactar conmigo. Tampoco admito el que llevara a todos lo miembros de su honorable familia al hospital porque toda ella tenía marcada una consulta, en diferentes días, casualmente los mismo en los que estoy encerrado en casa esperando.
El hormigueo en mi cuerpo no me da un momento de respiro. No puedo comer, sólo al ver ese gesto impávido y esa rigidez en en mis manos me provoca una enorme ansiedad y tristeza. Usted sabe que lo único que me consuela de este abandono en el que me encuentro es el control. Le agradezco que me quiera prestar el suyo, pero ese no es el caso, no crea que es soberbia, ni orgullo, es que literalmente estoy inhabilitado, si no tengo el aparato; el EEF me es vital. Mi esposa llega tarde y cansada, mi hija vive en el extranjero y sólo en el verano me visita. 
No sabe el dolor que me causa escribir estas pocas lineas, llevo todo el día tratando de controlar mis impulsos. Usted sabe que estoy sin coordinación, apiadase y si no tiene mi Estimulador Eléctrico Funcional, mándeme a su asistente o a una de sus hijas para que pueda cambiar de hoja al libro o cambiar de canal de televisión.

Su pronta respuesta me hará felizmente humano.
Gracias. 

domingo, 28 de mayo de 2017

Cuadragésima sexta columna


Algunas columnas obedecen a la natural manera constructiva de superponer piedra sobre piedra.

Fotografía: el Atlántico, Porto, Portugal.

viernes, 26 de mayo de 2017

Pequenez


Es pequeña la ciudad. Se puede caminar toda en un sólo día. Nada tiene de especial pero en ella puedo ver a lo lejos como se levanta el primer verso de la mañana cuando vuelan esos pájaros ya domesticados por recorrer la misma ruta. La ciudad es como un pesebre, huele a boñiga, un poco a alfalfa y a tiner. Esta mezcla le da personalidad, mundo, y los pocos visitantes que llegan, hablan de su discreto encanto y de sus vapores que producen visiones de antiguo oráculo. 
La cerraduras cantan y en toda la ciudad el oficio más apreciado es el de cerrajero. Cuando enmohecidas las llaves no logran abrir las puertas, un lamento de mujer se escucha denso, infranqueable. 
La ciudad es pequeña, sin embargo se alza un edificio, el único, que resalta de entre el caserío de una sola planta. Es el cementerio, han decidido tener tumbas en niveles. Los primeros pisos son dedicados a los niños y los últimos a los viejos. Por fortuna la ciudad es pequeña y tienen pocos habitantes, lo que augura que no se construirán edificios similares que puedan afear la ciudad.

jueves, 25 de mayo de 2017

En resumen


La metáfora del espacio se vitaliza con la superposición de planos. Se manejan las distancias con la cercanía de los recuerdos. La medida se encuentra, confluye, como cuando en la distancia, desde mi punto de vista, el mundo se sostiene vivo como el modesto olor de tu pelo.
De pronto, todo es contraste, como la noche pasada por agua. 

Fotografía: Praça do Infante D. Henrique, Porto, Portugal